Alter Sonus 3

TEATRO PRINCIPAL
Jueves 6 de diciembre
20:00 hrs.
Preventa: $5.000 | General: 7.000
180 min
foto post

Alter Sonus 3


Alter Sonus, Festival de Imagen, Música y Nuevos Medios es una experiencia cultural transmedia que propone mostrar una panorámica de diversas tendencias estéticas, a través de un desarrollo curatorial a partir de la música, el videoarte y las nuevas tecnologías, enmarcándose bajo la línea de festivales de la misma naturaleza de Europa y Latinoamérica como Visiones Sonoras y Vórtice en México, o L.E.V. Festival, Mutek y el Festival de Oslo en Europa, pero con una línea de colaboración y autogestión de dimensión local.

 

Estos son los artistas de la tercera edición del festival:

 

Kinética: proyecto de Emiliana Abril, músico, compositora y cantante. Debutó en 2010 con un álbum homónimo, cuya secuela natural fue II (2013), un trabajo que explora diversos ámbitos del pop y la electrónica. En 2017 publica III, con el que gana la categoría Mejor Artista de Música Electrónica, en los premios Pulsar 2018. Además de sumar conciertos en diversos escenarios locales, colaborar con músicos de la escena chilena y ser parte de proyectos de danza contemporánea y diseño sonoro, Kinética se ha presentado en México y Europa.

 

Laboratorio Dasein: instalación a partir de procesos experimentales en imagen y sonido, que se articulan en tiempo real. Proyecto de los artistas Mika Martini, Felipe Visor e Iñaki Muñoz, crearon en forma conjunta una experiencia bajo la premisa del “Dasein”, el ser-ahí, el estar-haciendo, la creación instantánea, la construcción y de-construcción de mundos imaginarios volátiles.

 

Ensamble Mandrágora: nace en Santiago en 2018, como una iniciativa del compositor y director Esteban Illanes. Tuvo una etapa embrionaria en el Cuarteto Vila, agrupación integrada por Álvaro Arredondo y Albert Melo, en violines, Felipe Vieytes en viola, e Illanes en violoncello, y su tarea fue la de recoger el repertorio para cuarteto latinoamericano, investigando e interpretando principalmente el repertorio chileno. Además de dicha tarea, el cuarteto Vila se convirtió en un lugar donde Illanes vio la posibilidad de poner en movimiento algunos experimentos como compositor. Con el fin de ampliar y desarrollar esta necesidad, Mandrágora emerge para convertirse en un espacio abierto a la experimentación. Se relaciona tanto con la práctica musical clásica de tradición escrita, como con la práctica de la improvisación proveniente del jazz, incorporando, a su vez, nuevos medios, tanto electrónicos como visuales.