foto post

Video Arte CHILE III parte

Galería Concreta
Martes a Domingo de 11 a 22 hrs Entrada liberada

del 18 de diciembre al 27 de enero

foto post

Video Arte CHILE III parte

del 18 de diciembre al 27 de enero


CHILE III parte
18 de diciembre 2012 al 27 de enero 2013

Los artistas Carolina Saquel, Claudia Aravena y Enrique Ramírez nos mostrarán tres videos asociados a la memoria y su extensión hacia narrativas fantásticas, personales e intimas. Cada uno, desde una formación artística y visual que deambula entre lo local y el extranjero, ha logrado constituir un lenguaje propio que extrae, desde los diferentes contextos culturales que se exponen, sus estéticas y modos de hacer. Carolina Saquel expondrá Cuero Vivo un video que narra la extraña aparición de un monstruo en el sur de Chile, Claudia Aravena exhibirá una imagen presente en su memoria desde su niñez: un cuerpo mutilado en plena dictadura en la ribera del rio Mapocho, a través de un lente móvil que mostrará lentamente el recuerdo ficticio de su mirada; y Enrique Ramírez nos ofrecerá un recuento de sus distintas investigaciones en torno al agua y los viajes, y los diferentes modos en que los cuerpos se relacionan con esta materialidad.

 

 

Claudia Aravena Abughosh

s/t

2012

6’ en loop.
HD 1080

 

Esta es la historia de un hombre marcado por una imagen de infancia.

La escena que le perturbó por su violencia, y cuyo significado sólo lograría comprender mucho más tarde…

Con estas frases, narradas en voz off comienza el filme de Chris Marker La Jetée, y que en este video vienen a abrir la pregunta sobre ¿cómo se llega a tener un recuerdo que nunca se tuvo?
Memoria, metonimia, deseo, abyección, infancia, pertenencia y fotografía comparecen aquí como piezas sueltas de una reconstrucción de escena, donde la ausencia de un cuerpo, la del testigo, y la presencia de otro, una víctima, constituyen la puesta en escena de la manera como la memoria individual y el testimonio se entrelazan complejamente con la memoria colectiva.

No somos testigos privilegiados de la escena, más que por el deseo de escena.

Claudia Aravena Abughosh

 

Carolina Saquel
Dificultad de cruzar un plano
2010 – 2011
28’25’’ en loop.
Formato de rodaje: Video 2K y HDV
Formato final: HD – sonido estéreo

 

Difficulty of Crossing a Plane (2011) se inspira de An Ocurrence at Owl Creek Bridge, película realizada por Robert Enrico en 1962 la cual gira en torno al inminente fusilamiento de un civil en el contexto de la guerra de secesión de Estados Unidos. Me interesé en cómo en una historia de guerra deviene en un relato fantástico e inesperado, casi místico gracias a los mecanismos de narración cinematográficos. El film también fue difundido en la serie americana de género fantástico “La dimensión desconocida”.
Entre deseo de film y recuerdo del film, Difficulty… está atravesado por mi fascinación por la forma y temporalidad cinematográficas de la película de Enrico. Comenzando por una evocación a los paisajes del film, las secuencias de este video se organizan en idas y vueltas a paisajes imaginados, la banda sonora del film de Enrico, sonidos recreados y la conversación con uno de los figurantes del film de Enrico junto a quien retrazo momentos del rodaje a fines de los 60.

 

 

Carolina Saquel

 

Enrique Ramírez

 

Cartografías para navegantes de tierra

2012

21’ en loop.
Formato HD

deambular por lugares desconocidos o quizás nunca antes vistos.

“los primeros navegantes se preguntaban: ¿Cómo descubrir el mundo? ¿por qué nos vamos de él? Soñaban con cruzar el mundo y para eso necesitaban inventar y construir máquinas maravillosas que caminaran sobre el mar, que atravesaran los vientos, que los protegieran de lo desconocido y que les permitiera cruzar muros invisibles. Soñaban con convertirse en aventureros, en seres fantásticos, y que el viento y el agua fueran sus guías. Llevarían sus sueños y sus miedos en aquellos instrumentos maravillosos que les ayudarían a orientarse en un mundo inexplorado, plagado de oscuridad y cosas jamás vistas. Se despidieron de sus mujeres, aprendieron a caminar sobre el agua, construyeron casas flotantes para trasladarse, aprendieron a sentirse vacíos, aprendieron a ocultar el miedo, se llevaron el mundo consigo, cruzaron…

Entonces el mundo parecía único, el mundo parecía que estaba ahí…

Algunos se preguntaban… ¿hacia dónde nos lleva la luz?, es el peso de nuestra alma la que nos ahoga en el mar, o son nuestros recuerdos los que quedan flotando y se los lleva el viento?

Más allá, en el centro del océano, donde los ojos no ven más que una línea en donde se termina el mundo, las costuras de las velas se rasgaban como el zigzag del navegar y las telas se estremecían contra el viento pareciendo olvidarlos mientras intentaban sobrevivir.

800 años más tarde, el mundo ya estaba descubierto y para volver a imaginarlo debíamos aprender nuevamente a soñar… Pero el mundo estaba oscuro. Aquellos descubridores que quedaron atascados entre el cielo y la tierra decidieron entonces inventar máquinas para volver a mirar y así comenzaron a escribir “Cartografías para navegantes de tierra”.

Enrique Ramirez