Educación y Mediación

Matucana 100, constituye un foco activo de cultura contemporánea, que se sitúa en un sector histórico, donde se conectan las comunas de Estación Central, Santiago y Quinta Normal, y convergen a diario miles de personas, alrededor de actividades muy diversas: comercio, educación, salud, transporte, entre otras.

A través de su Área de Educación y Mediación, M100 ha asumido  la tarea de potenciar el desarrollo cultural de ese entorno, por lo que las experiencias que se están diseñando y ejecutando, y que constituyen la programación E&M, buscan, además de consolidar un espacio público de disfrute y aprendizaje estético, promover la observación crítica del presente y el análisis de los acontecimientos a los que los artistas aluden a través de sus creaciones.

Para responder a dicho desafío se articulan tres líneas de acción: cultura visual, cultura escénica y cultura ambiental, las que, si bien se despliegan respectivamente alrededor de las carteleras de artes visuales, artes escénicas y las actividades que se realizan en la Huerta M100, a la vez se enlazan en acciones diversas, diseñadas bajo la convicción que el arte, más allá de sí mismo, canaliza expresiones, abre espacios de diálogos, al mismo tiempo que construye y consolida saberes.

En el ámbito educativo, M100 se define como un espacio de expansión pedagógica, cuyo sello radica en el interés por empoderar y apoyar a las y los educadores en el desarrollo de instancias de investigación y aprendizaje a partir del encuentro con las obras, recursos, y/o referentes que constituyen nuestra programación. El objetivo es impulsar prácticas innovadoras, emanadas de los procesos que las y los educadores lideran en sus propios contextos, de esta manera se diversifican las alternativas para el ejercicio docente, se promueve la colaboración y la asociatividad, a la vez que se amplían las lecturas a las obras. Paralelamente se ha venido consolidando una cartelera de teatro escolar, con montajes de probada calidad, seleccionados en atención al currículum nacional, cuyas funciones se distribuyen durante todo el año, y son abiertas a todos los colegios que se contacten. Además, se está impulsando iniciativas de aprendizaje continuo, dirigidas a profesionales del medio artístico-cultural, como talleres, seminarios, encuentros, conversatorios, creaciones colectivas, entre otras.

En el ámbito de la mediación artística, el rol que M100 asume es de conector cultural. Se están gestando estrategias y gestionando alianzas con diversas personas y organizaciones sociales, a las que se les invita a asumir, desde una mirada crítica, un rol activo en la configuración de nuevas prácticas simbólicas, las que directa o indirectamente se cruzan con la programación que M100 acoge. Por una parte, se ha venido potenciando un trabajo territorial, sustentado en el intercambio y la creación comunitaria, y por otra, se está colaborado con actores relevantes, afines a la mediación artística y cultural, para en conjunto planificar y sostener líneas de acción en el tiempo. Esto ha permitido, por una parte, el vínculo entre artistas y comunidades, y por otra, la interacción entre estas últimas.

programacion

cultura ambiental

cultura escénica

cultura visual

 



Educación y Mediación

Matucana 100, constituye un foco activo de cultura contemporánea, que se sitúa en un sector histórico, donde se conectan las comunas de Estación Central, Santiago y Quinta Normal, y convergen a diario miles de personas, alrededor de actividades muy diversas: comercio, educación, salud, transporte, entre otras.

A través de su Área de Educación y Mediación, M100 ha asumido  la tarea de potenciar el desarrollo cultural de ese entorno, por lo que las experiencias que se están diseñando y ejecutando, y que constituyen la programación E&M, buscan, además de consolidar un espacio público de disfrute y aprendizaje estético, promover la observación crítica del presente y el análisis de los acontecimientos a los que los artistas aluden a través de sus creaciones.

Para responder a dicho desafío se articulan tres líneas de acción: cultura visual, cultura escénica y cultura ambiental, las que, si bien se despliegan respectivamente alrededor de las carteleras de artes visuales, artes escénicas y las actividades que se realizan en la Huerta M100, a la vez se enlazan en acciones diversas, diseñadas bajo la convicción que el arte, más allá de sí mismo, canaliza expresiones, abre espacios de diálogos, al mismo tiempo que construye y consolida saberes.

En el ámbito educativo, M100 se define como un espacio de expansión pedagógica, cuyo sello radica en el interés por empoderar y apoyar a las y los educadores en el desarrollo de instancias de investigación y aprendizaje a partir del encuentro con las obras, recursos, y/o referentes que constituyen nuestra programación. El objetivo es impulsar prácticas innovadoras, emanadas de los procesos que las y los educadores lideran en sus propios contextos, de esta manera se diversifican las alternativas para el ejercicio docente, se promueve la colaboración y la asociatividad, a la vez que se amplían las lecturas a las obras. Paralelamente se ha venido consolidando una cartelera de teatro escolar, con montajes de probada calidad, seleccionados en atención al currículum nacional, cuyas funciones se distribuyen durante todo el año, y son abiertas a todos los colegios que se contacten. Además, se está impulsando iniciativas de aprendizaje continuo, dirigidas a profesionales del medio artístico-cultural, como talleres, seminarios, encuentros, conversatorios, creaciones colectivas, entre otras.

En el ámbito de la mediación artística, el rol que M100 asume es de conector cultural. Se están gestando estrategias y gestionando alianzas con diversas personas y organizaciones sociales, a las que se les invita a asumir, desde una mirada crítica, un rol activo en la configuración de nuevas prácticas simbólicas, las que directa o indirectamente se cruzan con la programación que M100 acoge. Por una parte, se ha venido potenciando un trabajo territorial, sustentado en el intercambio y la creación comunitaria, y por otra, se está colaborado con actores relevantes, afines a la mediación artística y cultural, para en conjunto planificar y sostener líneas de acción en el tiempo. Esto ha permitido, por una parte, el vínculo entre artistas y comunidades, y por otra, la interacción entre estas últimas.

programacion

cultura ambiental

cultura escénica

cultura visual