foto post

El Dylan

ESPACIO PATRICIO BUNSTER
Del 07 al 30 /04
Jue a sáb 20 hrs y dom 19 hrs
General $5.000
Est. y 3ra edad $3.000
Jueves popular $2.000
Dur: 65 min,
+14

Dir: Aliocha de la Sotta
Cía: Teatro La Mala Clase

Vuelve la dupla talentosa de Aliocha de la Sotta, en la dirección y Bosco Cayo en la dramaturgia, con la historia real de un transgénero brutalmente asesinado. El Dylan nos hace reflexionar sobre la la ignorancia y la discriminación que finalmente desembocan en una desmedida violencia contra todo lo diferente.

 

Nacido y criado en la Ligua, con nombre de artista y siempre sintiéndose mujer. Así creció el Dylan, un joven de 26 años que fue asesinado a unos pasos de su casa. Las razones fueron confusas y se sospechó que su muerte era un caso de transfobia. Un noticia policial más en la tele que inspiró al dramaturgo Bosco Cayo. “Vi la noticia, creo en un matinal. Aparecía Elvira Parra, la madre de Dylan Vera pidiendo justicia. Ese fue el motor principal para escribir esta obra. Su relato lleno de sombras y dudas se volvía un discurso triste pero necesario para todos nosotros, algo nos estaba recordando de algo de lo que somos todos culpables. La dramaturgia se volvió un espejismo, era contar la historia de uno para contar la historia de otros (nosotros), era hablar del Dylan, pero hablar de todos”, explica.

Cayo cuenta que al momento de escribir decidió centrarse en los discursos.”La obra se cuenta desde las voces, lo que dicen, sin decir quiénes son los personajes. Todos interpretan al Dylan. Es una obra de teatro que busca incorporarnos en la culpa. Todos somos un poco culpables de la discriminación”, agrega el dramaturgo.



Aliocha de la Sotta, con su compañía Teatro La Mala Clase, decidió montar la obra y volver con esta dupla exitosa ya probada en Leftraru. “A través del texto de Bosco Cayo nos propusimos como grupo tomar conciencia de las trampas de nuestro propio lenguaje, jugar escénicamente a difuminar ciertos bordes para dar cuenta de identidades móviles y en constante construcción. Queríamos reflexionar teatralmente sobre la galaxia infinita que es nuestro propio cuerpo”, afirma la directora. “El Dylan es la historia de un tránsito. La búsqueda de un renacer. El relato de un niño que quiere ser una niña.Vemos su infancia, su adolescencia y el punzante paso por una sociedad que teme y discrimina lo desconocido.El Dylan es para nosotros un grito: ¿Hay alguien aquí como yo?. El eco de esa pregunta retumba en nosotros y quisiéramos compartirla con nuestros jóvenes espectadores”, concluye de la Sotta.


Sobre la Compañía

Teatro La Mala Clase ha desarrollado un trabajo teatral creado para el público adolescente. A lo largo de 8 años, han trabajo con diversas instituciones culturales de gran relevancia, tales como el Teatro Nacional Chileno, Centro Cultural Matucana 100, el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), el Teatro de la Universidad Católica, entre otros.

Gracias a estas asociaciones, desde el año 2009 hasta la fecha, más de 150.000 jóvenes chilenos han presenciado sus trabajos escénicos: LA MALA CLASE, LA CHANCHA, LEFTRARU, LA HISTORIA DE LOS ANFIBIOS, asistiendo a las temporadas y participando en foros y discusiones.

Ficha Artística


Dramaturgia: Bosco Cayo. Dirección: Aliocha de la Sotta. Compañía: Teatro La Mala Clase. Elenco: Juan Pablo Fuentes, Paulina Giglio, Guilherme Sepúlveda, Jaime Leiva y Mónica Rios. Diseño de iluminación y escenografía: Rodrigo Leal. Diseño vestuario: Felipe Olivares. Realización escenográfica: Macarena Ahumada y Equipo Checoslovaquia. Realización vestuario: Susana Arce. Música: Fernando Milagros. Producción: Francesca Ceccotti. Gráfica: Javier Pañella 


foto post

El Dylan


Dir: Aliocha de la Sotta
Cía: Teatro La Mala Clase

Vuelve la dupla talentosa de Aliocha de la Sotta, en la dirección y Bosco Cayo en la dramaturgia, con la historia real de un transgénero brutalmente asesinado. El Dylan nos hace reflexionar sobre la la ignorancia y la discriminación que finalmente desembocan en una desmedida violencia contra todo lo diferente.

 

Nacido y criado en la Ligua, con nombre de artista y siempre sintiéndose mujer. Así creció el Dylan, un joven de 26 años que fue asesinado a unos pasos de su casa. Las razones fueron confusas y se sospechó que su muerte era un caso de transfobia. Un noticia policial más en la tele que inspiró al dramaturgo Bosco Cayo. “Vi la noticia, creo en un matinal. Aparecía Elvira Parra, la madre de Dylan Vera pidiendo justicia. Ese fue el motor principal para escribir esta obra. Su relato lleno de sombras y dudas se volvía un discurso triste pero necesario para todos nosotros, algo nos estaba recordando de algo de lo que somos todos culpables. La dramaturgia se volvió un espejismo, era contar la historia de uno para contar la historia de otros (nosotros), era hablar del Dylan, pero hablar de todos”, explica.

Cayo cuenta que al momento de escribir decidió centrarse en los discursos.”La obra se cuenta desde las voces, lo que dicen, sin decir quiénes son los personajes. Todos interpretan al Dylan. Es una obra de teatro que busca incorporarnos en la culpa. Todos somos un poco culpables de la discriminación”, agrega el dramaturgo.



Aliocha de la Sotta, con su compañía Teatro La Mala Clase, decidió montar la obra y volver con esta dupla exitosa ya probada en Leftraru. “A través del texto de Bosco Cayo nos propusimos como grupo tomar conciencia de las trampas de nuestro propio lenguaje, jugar escénicamente a difuminar ciertos bordes para dar cuenta de identidades móviles y en constante construcción. Queríamos reflexionar teatralmente sobre la galaxia infinita que es nuestro propio cuerpo”, afirma la directora. “El Dylan es la historia de un tránsito. La búsqueda de un renacer. El relato de un niño que quiere ser una niña.Vemos su infancia, su adolescencia y el punzante paso por una sociedad que teme y discrimina lo desconocido.El Dylan es para nosotros un grito: ¿Hay alguien aquí como yo?. El eco de esa pregunta retumba en nosotros y quisiéramos compartirla con nuestros jóvenes espectadores”, concluye de la Sotta.


Sobre la Compañía

Teatro La Mala Clase ha desarrollado un trabajo teatral creado para el público adolescente. A lo largo de 8 años, han trabajo con diversas instituciones culturales de gran relevancia, tales como el Teatro Nacional Chileno, Centro Cultural Matucana 100, el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), el Teatro de la Universidad Católica, entre otros.

Gracias a estas asociaciones, desde el año 2009 hasta la fecha, más de 150.000 jóvenes chilenos han presenciado sus trabajos escénicos: LA MALA CLASE, LA CHANCHA, LEFTRARU, LA HISTORIA DE LOS ANFIBIOS, asistiendo a las temporadas y participando en foros y discusiones.

Ficha Artística


Dramaturgia: Bosco Cayo. Dirección: Aliocha de la Sotta. Compañía: Teatro La Mala Clase. Elenco: Juan Pablo Fuentes, Paulina Giglio, Guilherme Sepúlveda, Jaime Leiva y Mónica Rios. Diseño de iluminación y escenografía: Rodrigo Leal. Diseño vestuario: Felipe Olivares. Realización escenográfica: Macarena Ahumada y Equipo Checoslovaquia. Realización vestuario: Susana Arce. Música: Fernando Milagros. Producción: Francesca Ceccotti. Gráfica: Javier Pañella