fbpx
foto post

La Violación de Lucrecia

Espacio Patricio Bunster
jueves, viernes y sábado a las 21:00 domingo a las 19:30 $4.000 adulto $2.500 estudiantes/ 3ra edad $2.000 jueves popular

29 de abril al 29 de mayo 2011

foto post

La Violación de Lucrecia

29 de abril al 29 de mayo 2011


Reseña

 

Pato Pimienta vuelve al teatro dirigiendo “La Violación de Lucrecia. Shakespeare” un poema del gran autor del teatro isabelino, con una adaptación dramática moderna y profunda.
William Shakespeare, publicó este poema en el año 1594. En él relata el motivo de una terrible traición: Lucrecia es violada por Sexto Tarquino, un libertino ambicioso de poder ilimitado, que siente la irrefrenable impulso de poseer a Lucrecia, esposa pura y ejemplar, fuente de toda la dicha de su marido. Lucrecia, en vez de callar y sumirse a las amenazas de su violador, pide a su padre y a su marido Colatino que la venguen, y luego se suicida. El poema original está escrito en estrofas de siete versos y termina en el momento en que Bruto y Colatino se disponen a transportar a través de Roma el cadáver de la Lucrecia, para incitar a los romanos a expulsar a Tarquino.

Antecedentes históricos – fin de la monarquía y origen de la república romana
Roma alcanzó en las últimas décadas del siglo VII a.C. y sobre todo en el siglo VI a.C., un auge comparable al de las grandes ciudades etruscas. La ciudad estado romana estaba plenamente formada, con una imagen externa monumental. Las características de los tres últimos reyes, todos etruscos, se adaptan mal al carácter tradicional de la monarquía romana por diversas razones. Tarquino que era aborrecido, como todos los déspotas dictó medidas violentas, generando una ira popular creciente, que dio pie a una revolución que se levantaría contra este rey.
Pero fue la desdichada exhibición del cadáver de Lucrecia por las calles de Roma, el colmo que amotinaría al pueblo, obligando al senado a dictar la destitución del rey, dando fin a la Monarquía y paso a la República.

Patricio Pimienta – Director Compañía Arkitexto
“Al leer LA VIOLACIÓN DE LUCRECIA, sucede que la obra nos invita a recocerla en su rigurosa belleza poética, pero a la vez, nos provoca desde su caudal de imágenes, algunas crudas, algunas intensas, algunas colmadas de infinita emoción.  Y en esta provocación aparece la posibilidad del teatro. El teatro posible, como una revisita de lo revisitado en Shakespeare. Se puede entender este poema desde su lugar histórico, desde su espació mítico, desde su génesis como leyenda en La Historia de la Fundación de Roma de Livio. Pero no me basta a la hora de proponer un montaje teatral.
Por lo mismo, la invitación a la hora de montar este poema erótico de Shakespeare, está emparentada con la emoción que significa ponerlo en escena. Y al hacerlo, se nos abre un espacio nuevo donde la investigación creativa se convierte en la herramienta vital. Y es que esta obra poética habla de violación, habla de sometimiento, de usurpación, de degradación del otro, por lo tanto, nuestra reflexión se empuja más allá del acto violento en sí mismo, nuestra reflexión se profundiza y abre espacios para entender el abuso como un estado que cruza nuestras vidas desde mucho lugares”.

Share via